News

Entrevistamos a los ganadores de la VIII Competición Catalana de miniempresas

Entrevistamos a los ganadores de la VIII Competición Catalana de miniempresas para que nos cuenten cómo ha sido su participación en el programa miniempresas, y hagan balance de su paso por la Competición de Cataluña y de los retos a los que se enfrentan al participar en la Competición Nacional.

¡Hoy conocemos un poco más a la miniempresa Homeily del Colegio OAK House de Barcelona!

Pregunta: ¿Qué pensasteis cuando vuestro profesor os presentó la oportunidad de participar en el programa miniempresas?

Respuesta: De entrada la atracción y motivación de poder emprender un proyecto con una forma de trabajar diferente a la habitual en bachillerato. Cada semana esperábamos con ganas el momento “miniempresa” para hacer un break y ponernos manos a la obra. Una vez empezado el proyecto todos pensamos que era una gran oportunidad para crear algo que pudiese llegar a tener un impacto en la sociedad.

P: ¿Cómo han sido los meses de formación y mentorización para poner en marcha vuestra idea? 

R: Han sido estupendos ya que hemos logrado hacer algo que puede crear un cambio. Nuestra ayuda en este proceso ha sido de un gran profesor que nos ha enseñado todo lo que se ha de saber para crear una empresa exitosa y para hacer que valga la pena todo nuestro esfuerzo. Estos meses han sido duros pero hemos logrado comunicarnos entre nosotros para ser constantes y así poder expandir nuestra idea lo máximo posible.

P: ¿Pensabais que podrías ser uno de los 19 clasificados para la Competición catalana de miniempresas? 

R: La verdad es que nunca se sabe , lo único que teníamos era esperanzas de que nuestro proyecto gustara y que los jueces creyeran que nuestra idea valiese la pena. El momento lo vivimos rodeados de familia y amigos que nos han apoyado desde el principio.

P: Debido al momento que estamos viviendo ahora mismo, en el que se han suspendido las clases, ¿qué pensasteis respecto al programa miniempresas? 

R: El momento en el que el profesor nos propuso continuar en el programa a pesar del confinamiento y las circunstancias actuales tuvimos dudas sobre si sería realmente posible llevar a cabo el proyecto a distancia. Decidimos seguir adelante y finalmente las reuniones virtuales periódicas con el grupo de miniempresa y con el profesor para preparar la final fueron un momento de distensión perfecto para romper con nuestra rutina de confinamiento. Fue realmente motivador y enorgullecedor encontrarnos cada día y ver que nuestro producto, presentación y miniempresa iba creciendo.

P: ¿Cómo vivisteis la Competición Catalana de miniempresas?

Fue realmente inolvidable ya que llevar a cabo nuestros proyectos de esta manera ha sido todo un reto. Tuvimos nuestras dudas y en el momento final creímos que no nos habían seleccionado. Al oír el nombre de la aplicación, no nos lo podíamos creer. Ahora más que nunca estamos trabajando para corregir y añadir las sugerencias del jurado para progresar y conseguir clasificarnos en la siguiente etapa. Estamos más motivados que nunca y con ganas de que lleguen las nacionales y exponer las mejoras.

P: Ahora os tenéis que preparar para la Competición nacional, ¿cómo afrontáis este momento?

El primer reto será enfrentarnos a las mejores miniempresas de toda España. Mejoraremos la empresa introduciendo las nuevas propuestas que nos dijeron los jueces y nuevas propuestas que hemos pensado. Para nosotros esto supone representar a nuestra comunidad autónoma en la fase nacional, y nos encantaría y nos llenaría de orgullo ser seleccionados para la siguiente fase.

P: Sabéis que el ganador de la Competición nacional, representará a España en la Competición Europea, ¿os gustaría ser los seleccionados? 

Nos encantaría ser seleccionados para ir a la competición Europea, no solo para representar nuestro país sino que además sería un paso gigante para la empresa. Creemos que nuestro producto es muy bueno y tiene mucho potencial además de mucho margen de mejora, así que confiamos en poder mejorarlo lo máximo posible antes de la siguiente fase para poder ser los representantes en la final europea.

P: Nos encantaría conocer qué os ha aportado el programa miniempresas. ¿Qué habéis aprendido?

R: Este proyecto nos ha enriquecido académicamente pero también a nivel personal, ya que hemos vivido de forma apasionada una experiencia excepcional. Hemos mejorado el trabajo en equipo ya que mediante el proyecto hemos desarrollado el compañerismo y la confianza entre los integrantes. Además, el programa nos ha aportado una visión de lo que supondría poner en marcha un proyecto empresarial en la vida real. A nivel personal esta experiencia nos ha hecho aprender a valorar las oportunidades que nos presenta la vida y a no estancarnos ante los momentos complicados, pues se puede triunfar aunque no te encuentres en las mejores condiciones. Ahora sabemos que en el futuro no debemos asustarnos a la hora de conllevar proyectos siempre que estemos motivados y con ganas de trabajar.

P: ¿Recomendaríais a otros jóvenes participar en miniempresas? ¿Por qué? 

Sin duda alguna. Consideramos que el concurso de miniempresas ofrece a los jóvenes estudiantes la oportunidad de evadirse temporalmente del mundo académico para así entrar en un ámbito puramente empresarial más competitivo y real.

Y una pregunta a vuestro profesor, Eduard Polls, como docente, ¿qué crees que les aporta el programa miniempresas a los jóvenes? 

En primer lugar, familiarizarse con el vocabulario empresarial, la capacidad de poner en práctica conceptos trabajados previamente en clase como el análisis de mercado, tipos de segmentación, estrategias de marketing…  Pero también les aporta a nivel personal. Tener que lidiar con las diferentes opiniones para encontrar una solución común supone una fuerte responsabilidad que no siempre se les otorga… Esto les proporciona seguridad y autoestima. Se dan cuenta de que son capaces de ir alcanzando unas metas que en un primer momento las consideraban imposibles. Desde mi punto de vista hay que fomentar cualquier proyecto que sea capaz de enlazar el contenido académico con proyectos prácticos que consigan conectar conceptos y competencias que acaban por construir unos alumnos con capacidad crítica y autocrítica, de trabajo en equipo, de liderazgo y de sacrificio.  Para mi el proyecto de miniempresas es un claro ejemplo de ello y espero poder seguir trabajando con el programa durante muchos años.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *