News

La educación emprendedora contribuye al aprendizaje de habilidades esenciales para el éxito en la vida adulta

  • Según el Estudio de Impacto elaborado por un equipo de investigación de la Universidad de Murcia, con los programas JAES crece la apreciación y valoración del esfuerzo, la postergación de recompensas, la tolerancia o la honestidad, entre otras “habilidades no cognitivas” (HNC) científicamente relacionadas con el desarrollo emocional y social de las personas.
  • Descienden de forma notable las ausencias injustificadas a clase y la intención de abandono escolar. Crece el porcentaje de jóvenes que se plantea emprender un proyecto o cursar estudios superiores.

La Fundación Junior Achievement ha presentado un Estudio de Impacto elaborado por Ildefonso Méndez (profesor de la Universidad de Murcia experto en habilidades no cognitivas, especialista en Economía de la Educación y consultor para la OCDE en temas educativos), que revela importantes datos sobre la eficacia de nuestros programas. Por ejemplo, a nivel global, el estudio revela una mejora de hasta el 20% en el rendimiento académico y una reducción del 30% en las ausencias injustificadas a clase (primer indicador del abandono escolar y de un futuro absentismo laboral). Pero más llamativo aún es el dato referido a las denominadas Habilidades No Cognitivas (NHC), también conocidas como “habilidades blandas”, que mejoran entre un 23% y un 62%, dependiendo del programa evaluado. Las HNC, independientes de la capacidad intelectual, son un determinante fundamental de los resultados educativos, laborales y de salud y, por tanto, del bienestar alcanzado en la etapa adulta de la vida. Tienen que ver con valores y cualidades relacionadas con el éxito personal y profesional, como el esfuerzo, la perseverancia, la resiliencia, el aplazamiento de recompensas, la responsabilidad, el trabajo en equipo o el capital cívico.

El informe, basado en evidencia científica, demuestra que la eficacia de los programas de Junior Achievement es mayor cuanto menor es la edad de los alumnos. Según Ildefonso Méndez, las HNC, “que ahora no se trabajan en el colegio, se pueden y se deberían enseñar desde edades muy tempranas, ya que está demostrado su importante impacto positivo en los cimientos del desarrollo cognitivo, emocional y social de las personas”.

“Estas habilidades –explica Méndez-, son moldeables a lo largo de la vida de una persona y además existe un efecto acumulativo demostrado, de manera que los estudiantes que han sido impactados por un programa de estas características, mejoran notablemente su capital cívico y habilidades que, adquiridas de forma temprana y sostenida en el tiempo, perduran un cuarto de siglo después”. Eso supone “cimentar el futuro de personas más cerca del éxito personal y profesional, en definitiva, personas más felices”, afirma Ildefonso Méndez.

Igualmente, existe un claro efecto multiplicador, de manera que cuantos más programas reciba el alumno, mejores serán los resultados. El informe subraya también que el impacto es mayor en estudiantes que provienen de entornos socioeconómicos menos favorecidos y en alumnos con peor rendimiento, demostrando así que la educación emprendedora es una eficaz herramienta para luchar contra la desigualdad social y para corregir futuras brechas salariales y de género en el ámbito laboral.

El enfoque innovador y eminentemente práctico de los programas que imparte la Fundación JAES se centra en estimular y desarrollar competencias y habilidades que  ayudan a alcanzar “mejores resultados educativos, mayor empleabilidad, mayor remuneración, y con todo ello, un mayor bienestar social y calidad de vida”, según asegura Méndez.

Con el método educativo que propone JAES “hablamos de habilidades que se pueden trabajar desde edades muy tempranas, porque en el fondo emprender es saber planificar, saber inhibir decisiones, saber postergar recompensas, tener resiliencia, perseverar en objetivos a corto, medio y largo plazo. Y la transversalidad entre todo esto alcanza a los cimientos de los jóvenes, “preparándoles para afrontar un mundo global, con altos niveles de incertidumbre, en el que tienen que ser capaces de gestionar frustraciones, trabajar en equipo, con personas diferentes, en ámbitos diferentes que los suyos y no elegidos por ellos”, afirma Ildefonso Méndez.

“La inversión en esta educación es la más rentable posible, socialmente hablando”. La innovación a través de la metodología “aprender haciendo”, en la que se combinan materiales y contenidos desarrollados por expertos pedagogos, unidos a la participación e implicación de voluntarios procedentes del mundo empresarial, con muy diversos perfiles profesionales, es una de las claves de los programas de Junior Achievement.

El profesor Méndez asegura, en este sentido, que “hay otros muchos programas que evaluamos con base científica y que no obtienen ni mucho menos estos resultados, incluso algunos que no obtienen ningún resultado”. Según el autor del estudio, el papel de los profesionales voluntarios es otro de los elementos fundamentales en la efectividad de los programas, “debido al componente motivador y a la conexión con la realidad laboral y empresarial que proyectan sobre los jóvenes.”

Estos excelentes resultados aportan esperanza de cara a mejorar la posición de España en los rankings del informe PISA, en los que en el año 2016 se situaba en los puestos 25 a 32 en Ciencias, Matemáticas y Comprensión lectora. Igualmente, cabe esperar que esta metodología contribuya a reducir la elevada tasa de abandono escolar e nuestro país. “España es líder en abandono escolar temprano, un indicador en el que nadie quiere ser líder” recordaba el profesor Ildefonso Méndez en la presentación del Estudio el pasado 26 de abril en la Fundación Rafael del Pino, en Madrid.

El estudio recién publicado mide y evalúa el alcance de 10 de los programas(1) que imparte JAES en centros educativos públicos, privados y concertados de todas las Comunidades Autónomas y abarcando todos los ciclos educativos, lo que supone alcanzar a estudiantes con edades comprendidas entre los 7 y los 25 años.

El trabajo se ha realizado a partir de los cuestionarios realizados en los dos últimos cursos a alumnos que han recibido algunos de los programas de la Fundación y contrasta los resultados con un grupo de control formado por alumnos que no han recibido ninguno de estos programas.

El informe completo, así como un resumen del mismo, se pueden descargar en: http://fundacionjaes.org/news/estudiodeimpacto2016-2017/

(1)Los programa evaluados son: Nuestra comunidad (7-9 años), Nuestros recursos (10-13 años), Nuestra ciudad (9-11 años), Las ventajas de permanecer en el colegio (12-14 años), Tus finanzas, tu futuro (13-15 años), Ética en acción (15-17 años), Habilidades para el éxito (15-17 años), Orienta-T (14-16 años), Socios por un día (15-18 años) y Miniempresas (15-19 años).

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *